Pico Picotero tiene un gran compromiso con los niños, tanto de afecto como de aprendizaje. Es un jardín que apuesta a crecer y a mejorar todos los días, se va renovando, eso es algo que he notado en todos estos años que hemos estado ahí con mis pollitos. Pico me da la seguridad que una mamá necesita para poder trabajar tranquila.